martes, 12 de agosto de 2014

La excepción que confirma la regla

Dicen que quien te quiere te busca. Y aquí estoy yo, día tras día, esperando que me busques, sin darme cuenta de que eso no ocurrirá. Que se acabó. Igual que se acabaron los abrazos, las conversaciones, los paseos hacia mi casa y las mañanas enredados en las sábanas, siendo el uno del otro. Siempre te dio miedo el pertenecer a alguien, pero hubo una época en la que no te cansabas de repetir que eras mío. Y ahora solo me quedan los recuerdos de los días de verano y de las noches de invierno, y tu colonia me persigue en todas las calles de la ciudad recordándome cada uno de los pasos que dimos por ellas. Y al olerla siempre pienso que eres tú, que has vuelto a por mí, para volverlo a intentar. Una vez más. Y sí, segundas partes nunca fueron buenas pero nosotros podríamos ser la excepción que confirme la regla. Y es que yo no pido que esto sea fácil, ni tampoco como en las películas románticas en las que todo acaba bien, viviendo felices y comiendo perdices. 

Solo pido que sea auténtico, que sea nuestro. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada