jueves, 14 de agosto de 2014

Todo lo que hemos vivido.

Y me pregunto con quien pasarás los días de verano ahora que no estoy y si ya has encontrado a otra a quien acompañar a casa tras una noche de fiesta. Me pregunto si siguen en pie tus planes de cambiar tu vida, de centrarte un poco porque como tu bien dijiste, ya va siendo hora. Me pregunto si sigues teniendo la pulsera que te regalé, porque es evidente que no la llevas puesta. Qué cursilada. Tuve la necesidad de comprar una para ti cuando me diste una tuya que, por cierto, sigue guardada. Junto a aquella entrada para la película que fuimos a ver juntos,y guardada junto a todo lo que hemos vivido. Me pregunto que te parecerá que Ben Affleck haga de Batman en la nueva película, tu que siempre has sido de Christian Bale. Me pregunto si sabes que al final me he acostumbrado al sabor de la cerveza, solo porque buscaba en ella el sabor de tus labios cuando bebías y justo después me dabas un beso. Me pregunto si te seguirá extrañando que me guste Leiva. Me pregunto si sigues tomando Coca-Cola por las mañanas nada más despertarte, o si solo lo hacías porque sabías que a mi me gustaba. Me pregunto si alguna vez supiste que me vi las seis temporadas de El Mentalista solo porque tú lo veías, y si terminaste de ver todas las temporadas de Juego de Tronos porque yo te la recomendé. Me pregunto si algún día me dará igual el saludarte, o si siempre se me hará un agujero en el estómago al verte. Me pregunto si tu sigues igual por mí, si te has quedado estancado en aquellos días de verano. Porque este ni contigo ni sin ti me está matando. Porque un día vuelves, y a la mañana siguiente desapareces sin dejar rastro. O eso crees. Porque nunca te vas de mí, porque siempre quedará conmigo algo de ti, algo de nosotros. Igual que tu siempre tendrás algo de mi. 

Y me pregunto todo lo que podríamos haber sido tu y yo si no fuésemos tu y yo. Y mientras lo hago estoy en el bar, en nuestro bar, tomando una cerveza. Buscando en ella uno de tus besos que me devuelva algo de mí, porque me lo debes. Porque nos lo debemos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada